Hizo faena perfecta por el pitón derecho al corrido 2°. Al 4°, que huía y repetía sin clase, lo aguantó y se embraguetó con él, despachándolos con medias estocadas de esas que matan. Hizo lo que no se atrevieron Silveti ni Román, que nunca le...

X